miércoles, 17 de junio de 2009

La insoportable levedad del ser. Milan Kundera


LUGAR DONDE SE DESARROLLA LA ACCION:•
Praga; un pequeno pueblo en Bohemia; el campo, Suiza y Estados Unidos

TIEMPO • pasado

TONO• divertido, compasivo, contemplativo

SIMBOLOS
• libro, maleta, sombrero, firma de documentos.

TEMAS • filosófico; levedad contra peso, politico,muerte, amor

sub-temas: El cuerpo, kitsch; obras de arte.

La insoportable levedad del ser ha pasado a la historia de la literatura como una novela filosófica.

Ambientada: Ambientada en los 60’s en Czechoslovakia. El hecho de que Kundera haya vivido en carne propia la Primavera en Praga y la Invasion Sovietica, fue precisamente lo que lo motivo a escribir esta novela para utilizarla como vehiculo de divulgación y comprensión hacia lo que su país vivio bajo el totalitarismo Sovientico.
Narrador: El autor. Una de las cosas mas innovadoras de Kundera, es como se desdobla a veces dentro de la historia de los personajes, y nos cuenta cómo son, sus dudas sus miedos y sus pasiones. Es decir, pasa de una tercera persona, contando la historia, a opinar sobre la historia misma, a través de una primera persona. Es algo extraño que no es facil de encontrar en otro autor, pero, sin embargo, es algo muy personal, que tiene gran sentido. Como dice él, no intenta que nos creamos, los lectores, que los personajes son de carne y hueso, sino que son fruto de su imaginación
Tecnica Narrativa:
En cuanto a la técnica narrativa de Kundera habría que señalar la extrañeza que causa en el lector, ya que el narrador se introduce dentro de la historia a la manera de la novela decimonónica (del siglo XIX) pero dando un paso más. El narrador no tiene ningún inconveniente en mostrar el entramado de artificios que compone la obra, desvelando los motivos y orígenes de algunos de los personajes. Llega a decir de sus propios personajes: «los personajes no nacen como los seres humanos, del cuerpo de su madre, sino de una situación, una frase, una metáfora en la que está depositada, como dentro de una nuez, una posibilidad humana fundamental que el autor cree que nadie ha descubierto aún o sobre la que nadie ha dicho aún nada esencial». Estos comentarios metanarrativos permiten descubrir algunos aspectos del concepto de novela de Kundera al mismo tiempo que crean un nuevo nivel ficcional. El narrador, parcialmente omnisciente, juega con los puntos de vista: narra ya desde la perspectiva de un personaje ya desde la de otro, dando incluso varias versiones de un mismo acontecimiento
─la primera parte corresponde a Tomás y la segunda a Teresa─.
Si tuviéramos que describir en forma resumida, como escribe Milan Kundera, diríamos que Kundera escribe como si platicara con el lector, y en ocasiones como si platicara consigo mismo, independientemente del lector; eso lo hace doblemente atractivo, ya que envuelto en la risa, el juego y la agilidad mental, se encuentra la reflexión, la reflexión constante sobre las cosas más importantes de la vida que nos acompañan en nuestra vida cotidiana y que por eso, por comunes, muchas veces no les damos la importancia que merecen.
Las meditaciones de Kundera a lo largo de toda la novela, además de ser narradas con extraordinaria belleza, tienen el poder de llevar cuidadosamente al lector hacia el terreno de la introspección. Y no se trata de nada metafísico o abstracto: simplemente el autor nos hace identificar en los gestos de nobleza y en las debilidades de cada personaje los rasgos de uno mismo. Es decir: no sólo nos emociona con el relato, sino que obliga a que nos preguntemos si somos Tomás o Teresa o Sabina, y por qué. Entonces: no sólo nos emociona, sino que nos hace pensar. Y eso es precisamente lo interesante.
Personajes Principales:
Tomas
Es un famoso medico cirujano, reconocido internacionalmente, vive en Praga y pertenece a la clase intelectual que fue silenciada tras la invasión soviética a esa ciudad. Fue despojado de su carrera porque se negó a desconocer un articulo anti-comunista escrito por el. Este articulo lo coloco en grave peligro, aunque el no era un activista político, ni un disidente. Idealmente le hubiera gustado rechazar partidos políticos y sociedad juntos, a favor de ser un librepensador que actuara como el eligiera. Despues de perder el privilegio de practicar la medicina. Tomas se convirtió, primero en limpia-ventanas y despues en granjero, descendiendo a los círculos sociales mas bajos buscando con ello, de una vida pacifica y de mas libertad.
Como hombre, tomas intenta practicar la filosofía de la levedad. El considera el sexo y el amor, dos entidades separadas; se acuesta con muchas mujeres y ama solo a una (Teresa), y no siente culpa ni ve ningún problema en tener esta doble actividad en su vida. Esta obsesionado con lo que es revelación (quitar el telon) ver lo que hay detrás en todo, principalmente en el mundo femenino, descubrir esa millonésima parte que nos hace diferentes, robar a las sucesivas mujeres un trocito de individualidad, como si estuviera completando un mapa del universo con retales de alma femenina.
Aunque Tomas es un intelectual, no es un romantico idealista como Franz. Su amante Sabina, lo llama el “opuesto del Kitsch” o el opuesto a todo ideal perfecto tanto en política como en amor. Tomas no puede tomar en serio las leyes que se basen en una fidelidad política o romantica. Su pragmatismo, experiencia e individualismo lo hacían no apto para identificarse a si mismo como un político liberal o como un fiel esposo. Consecuentemente, algunos personajes lo malinterpretaron; la policía y sus colegas del hospital lo consideraban un disidente y los disidentes lo consideraban un cobarde.
Su personalidad no cambia en lo fundamental, durante el curso de la novela. Al contrario, cada vez se hace mas leve. Crece su cinismo cuando no estuvo ya seguro de sus antiguas convicciones de la vida y del ser. Su amor por Teresa y su exilio al campo frenaron sus aventuras eroticas, pero no necesariamente perdió sus deseos ni se sentía culpable, ya que no los consideraba un crimen.

Teresa
Teresa representa la pureza e inocencia que, provoca que Tomas la vea como un nino colocado en una canasta en el rio para ser encontrada por el. Teresa esperaba que alguien como Tomas se apareciera en su vida, incluso antes de conocerlo. Ambos se amaban profundamente, pero se hacían infelices el uno al otro. Teresa no era una vulgar o kitsch , pero donde Tomas y Sabina son ligeros ella es pesada. las constantes traicionesde Tomas querían decir que ella tendría que esperar siempre su regreso
Teresa no déjà a tomas por sus indidelidades, al contrario es caracterizada como mas debil que el. Su momento fuerte o pesado viene cuando deja a tomas en Zurich y regresa a Praga sola, sacrificando su felicidad para liberar a tomas de la carga que su amor representa. Precisamente por su inteligencia y compasión, ella representa una clase de peso que tomas no puede fácilmente rechazar .
Se intereso en la disidencia activista. Encontró sentido, belleza y peso a su valeroso trabajo como fotografa reportera durante la invasión soviética a Praga, aunque advirtió una existencia de ingenuidad en su trabajo político.
Teresa cambia considerablemente durante el curso de la historia. Ante la cruda y evidente realidad se vio forzada a reconocer la imposibilidad de realizar sus suenos de juventud. Nada quedaba como blanco y negro que ella creía debería de ser. Incluso llega a admirar a su principal rival Sabina, reconciendo su poder sensual. Aunque ella supiera que era la amante de tomas. Asi como tomas debio cuestionar su ligereza, teresa debio cuestionar su pesadez.

Sabina
Es una pintora. Estudio en la Academia de las Artes de Praga y vivio en esa ciudad hasta los sesentas. Despues escapo de su país hacia Ginebra Suiza, posteriormente emigro hacia Nueva York y finalmente hacia California.
Un suceso importante es su vida de artista es cuando manchó un lienzo. Ella estaba pintando una obra realista, tal y como los cánones soviéticos indicaban, pero a través de la mancha vislumbró un mundo nuevo, un modo de hacer arte, una manera de vivir, distinta, feliz, libre, suya. recordemos la famosa frase: “Delante había una mentira comprensible y detrás una verdad incomprensible”
Representa la extrema ligereza del ser. Desde los inicios de su vida enfrento la fealdad y el kisch . Con un padre represivo y una familia conservadora en extremo, hasta la presión del totalitarismo político dentro de la escuela de arte donde ella estudiaba. Sabina le declaro la guerra a la fealdad y a la falta de originalidad a través de sus pinturas y su estilo de vida. Su vida es descrita como una cadena de traiciones. “Traición significa romper cadenas par air en busca de lo desconocido. Sabina no conocía nada mas magnifico..” Su búsqueda de libertad la llevaron a su completa soledad y libertad en America.
Su aventura con Tomas estaba basada en su mutual levedad. No había ningún elemento domestico o el usual romantico kisch en su relación. Solo compartían libertad y erotismo. Aun asi, al igual que Tomas, es arrastrada por la intensidad de un espíritu pesado. Teresa encanta a sabina y ella se enamora de Franz, ambos personajes pesados. También siente el encanto ocasional del kisch que tanto detestaba cuando admitia que lloraba en las películas donde un hijo prodigo regresaba a casa.
Entiende que sus decisiones extremas la convierten en un ser irrelevante y solitario. Este concocimiento la convierten en una persona no fácil o conflictiva; en America se pregunta si ya no le queda nada mas por traicionar . Nunca sabra como pudo haber sido su vida si ella no hubiera traicionado a tanta gente en todos esos anos . la insoportable levedad del ser es que cada decisión es vivida solo una única vez, es irrepetible y no hay oportunidad de cambiarla. Tomas escogio la carga al elegir a Teresa. Sabina escogió la levedad y la libertad; ninguno podrá saber si decidieron lo correcto en sus vidas. Sabina también tiene una especial relevancia en cuanto a su permanente y ambivalente exilio, como Kundera nunca regreso a su país.

Franz
Es un profesor universitario que vive en Ginebra, Suiza. Aparece en el libro en la tercera parte, donde es introducido como el amante de Sabina desde hace 9 meses. Casado con una mujer que no lo ama y tiene una hija que es una copia de la madre. Fisicamente es un hombre fuerte pero débil emocionalmente, por ello Sabina no lo encuentra atractivo. Cuando abandona a su esposa e hija para unirse a Sabina, esta lo abandona a el.
Es incapaz de ser ligero. Creyo darle un significado a su existencia agregándole solemnidad, peso e importancia a los conceptos y eventos de su vida. De este modo el adora las marchas y vive por las fuertes emociones del amor y de las convicciones políticas.
Puede ser descrito como un kitsch en sus gustos e ideas, pero su carácter es mas favorable que vulgar, es mas bien un hombre compasivo. Lleva a cabo difíciles decisiones por convicción y es noble y tierno, pero poco receptivo. Únicamente al final de su vida empieza a sospechar que quizás hizo algunos juicios equivocados. En Bangkok, se dio cuenta de esto ya muy tarde, durante la marcha en la que participo llevado por su idealismo y donde encontró la muerte por no poder ver los alcances del peligro que lo rodeaba en ese país.

Argumento:
El eje central de la obra es la compleja relación amorosa que se produce entre Tomás y Teresa, a partir de la que se derivan varias teorías sobre el amor y las relaciones de pareja. Por encima de todas ellas se perfila con gran fuerza y nitidez el pensamiento de Tomás, que es quien lleva las riendas de la pareja. Tomás, partiendo de la separación platónica entre el amor pandémico y el amor celeste, es incapaz de abandonar su intensa vida erótica en favor de Teresa, puesto que para él «hacer el amor con una mujer y dormir con una mujer son dos pasiones no sólo distintas sino casi contradictorias».
Para Tomás el verdadero amor
se manifiesta en el deseo de dormir juntos, en el acto que compartir la cama, que es lo que enerva el placer de Tomás, por encima del acto amoroso. No sólo es que Tomás no quisiera o no pudiera abandonar a sus amistades eróticas, sino que dentro de su concepción del amor hacer tal cosa le parece absolutamente innecesario. En Tomás se vislumbra el encuentro entre dos mundos que Sabina, su amante preferida, describe como el enfrentamiento entre el libertino y el enamorado romántico ─ambos polos irreconciliables representados por Sabina y Teresa respectivamente─.
Teresa, conocedora de las infidelidades de Tomás, se esfuerza por comprender la levedad y la divertida intrascendencia de su concepto de sexualidad y amor físico. Primero a través de una leve coquetería que no deja de ser muy forzada y después acudiendo a la casa de un ingeniero, Teresa se propone comprobar si es cierto que el amor y la sexualidad son dos cosas distintas. Aunque se propone no traspasar el límite del contacto físico, Teresa finalmente se entrega, y de esa forma comprueba que sí existe una división entre cuerpo y alma, que es posible entregar el cuerpo mientras que el alma permanece intacta. Sin embargo, se da cuenta de que la teoría de Tomás no es cierta: «la mujer no puede resistirse a la voz que llama a su alma asustada; el hombre no puede resistirse a la mujer cuya alma es sensible a su voz». De ahí que el temor de Teresa se acreciente y que no disminuya hasta que consigue sacar a Tomás de la ciudad. Es el momento en que por fin Teresa logra imponerse a Tomás.
Porque la relación de Tomás y Teresa es al cabo un choque de fuerzas, que casi podrían interpretarse como una confrontación entre poder y debilidad, entre pesadez y levedad. En esta confrontación Tomás es demasiado fuerte y Teresa demasiado débil, lo que implica que no congenien ─no por sus comportamientos o la inestabilidad de sus sentimientos─. A pesar de ello, Teresa utiliza su debilidad de forma agresiva, para que Tomás vaya abandonando progresivamente su fuerza, hasta quedar en su regazo, confinado en un pequeño pueblo del campo apartado del mundo. Para demostrar el amor de Tomás, Teresa le va arrastrando, haciendo que le siga, a lugares cada vez más inferiores ─de Zurich a Praga y de Praga al campo─ hasta llegar al sitio del que ya no se puede salir. Pero es precisamente en el campo donde Tomás encuentra la felicidad en la sencillez y en el tiempo circular de la rutina. Teresa lo ha conseguido: se han igualado, ya no hay uno más fuerte que el otro, sino que ambos son débiles.
Teresa, después de haber comprobado la invalidez de la teoría de Tomás y agobiada por los celos, desarrolla una de las formas de pensamiento más atractivas del libro: el amor que siente por Karenin, el perro, es mejor que el que le une a Tomás ─mas no mayor─. Esto es así porque la bondad del hombre únicamente se puede manifestar con aquellos que no representan ninguna fuerza, con los que están a su merced, es decir, con los animales. De la siguiente manera describe la perfección del amor que Teresa siente por Karenin: «Es un amor desinteresado: Teresa no quiere nada de Karenin. Ni siquiera le pide amor. Jamás se ha planteado los interrogantes que torturan a las parejas humanas:¿me ama?, ¿ha amado a alguien más que a mí?, ¿me ama más de lo que yo le amo a él? […] Y algo más: Teresa aceptó a Karenin tal como era, no pretendía transformarlo a su imagen y semejanza, estaba de antemano de acuerdo con su mundo canino, no pretendía quitárselo, no tenía celos de sus aventuras secretas […] Y luego: el amor hacia el perro es voluntario, nadie la fuerza a él». Por ello, el amor entre un hombre y un perro se considera como un idilio; y así se explica el sueño que tiene Teresa en el que Tomás se convierte en un conejo y ella llora de felicidad ─simboliza la pérdida de fuerza y la conversión en animal─.

De forma paralela y paradójica se describe la relación entre Sabina y Franz. Éste último se puede considerar claramente como el antagonista de Tomás: si Tomás es la fuerza Franz es la debilidad ─independientemente de su fortaleza física─, si Tomás considera que la base del amor es dormir juntos Franz no siente nada hacia su mujer, Marie-Claude, con la que únicamente comparte cama. Franz no es más que un soñador romántico, que trata de crear un territorio de pureza para Sabina, motivo por el que no puede hacer el amor en Ginebra, su ciudad, la ciudad que pertenecía a Marie-Claude. Para Sabina Tomás es un excelente amante porque no concibe el amor físico sin violencia y Franz, que busca en las mujeres la idea platónica de su madre, por su bondad, carece de la fuerza para darle órdenes como Tomás. Para Franz amar significaba renunciar a la fuerza y esta actitud lo descalificaba en la vida erótica de Sabina. Precisamente cuando Marie-Claude deja de recordarle a su madre y deja de parecerle un ser dulce al que hay que defender decide confesarle su infidelidad con Sabina. Esta decisión empero no agrada a Sabina, que considera que cuando el amor se hace público se convierte en una carga, así que finalmente decide abandonarlo.
Pero a Franz le pasa lo mismo que a Tomás, que en un primer momento piensa que es capaz de vivir sin Sabina ─la suplanta por una nueva amante─ para darse cuenta después de que es incapaz de dejar de pensar en ella, lo que representa una infidelidad muy inocente para con su nueva amante, como hecha a medida. Él siempre tendrá la sensación de que el conjunto de casualidades que regula el mundo está organizado por Sabina, que secretamente le vigila desde alguna parte. Y ese es el pensamiento que le lleva a participar en la Gran Marcha organizada por intelectuales de todo el mundo para reivindicar a Vietnam, que había invadido Camboya, que deje entrar en el país a médicos para que puedan tratar a la población ─después de descubrir el gran teatro que todo ello supone encuentra la muerte─. Sabina, en cambio, siente después de haber abandonado a Franz el drama de la insoportable levedad. Para ella la traición es un deber, igual que para Tomás lo es la sexualidad.
Uno de los puntos clave de La insoportable levedad del ser es la crítica desoladora que Kundera hace del sistema comunista ruso en la República Checa. Un sistema que Tomás sufre con todas sus consecuencias, ya que mandó un artículo en el que reflexionaba sobre un aspecto del comunismo a un periódico y tuvo que abandonar su prestigioso trabajo como cirujano en un hospital por no querer retractarse y de esa manera rebajar su sentido de la moralidad. Consiguió un trabajo en un ambulatorio de la periferia, en un cargo muy por debajo del que había desempeñado en el hospital, pero después de negarse nuevamente a firmar un artículo de retractación y de amor por la Unión Soviética y el partido comunista, renunció a su trabajo y acabó dedicándose a limpiar ventanas. Ni siquiera la intelectualidad checa anticomunista escapa de la mirada crítica, porque llega a caer en los mismos desmanes que el gobierno: también piden a Tomás que firme un texto que él no ha escrito, un texto a favor de la amnistía de los presos políticos. Tomás decide no firmar en parte porque no está de acuerdo con que vaya a ser útil el escrito y en parte para salvaguardar a Teresa, que es lo único que verdaderamente le importa.
La gran teoría política del libro es planteada por Sabina como teoría del kitsch. Partiendo de la consideración de la mierda no como algo inmoral sino metafísico ─aceptación de la mierda como parte de la Creación─, el kitsch consiste en la «negación absoluta de la mierda; en sentido literal y figurado: el kitsch elimina de su punto de vista todo lo que en la existencia humana es esencialmente inaceptable». Trasladada esta idea al terreno político, hay que tener en cuenta que lo que identifica al hombre de izquierdas no es tal o cual teoría, sino un conjunto de intuiciones, imágenes, palabras y arquetipos que conforman el kitsch político de lo que podría llamarse la Gran Marcha. La Gran Marcha se configura como un «hermoso camino hacia delante, el camino hacia la fraternidad, la igualdad, la justicia, la felicidad y aún más allá, a través de todos los obstáculos, porque ha de haber obstáculos si la marcha debe ser una Gran Marcha». La conclusión es que lo que convierte a un hombre en hombre de izquierdas es la capacidad de añadir cualquier teoría a ese kitsch que es la Gran Marcha.
Además de aspectos sentimentales y políticos en La insoportable levedad del ser se desarrollan algunas cuestiones filosóficas sobre la vida y el paso del tiempo que tiñen la obra de un existencialismo con cierta carga de esperanza. Durante toda la novela, en diversos momentos, se desarrolla la contradicción entre peso y levedad, sin que llegue a quedar claro cuál de los dos términos es el positivo y cuál el negativo. Al mismo tiempo se producen trasvases que dificultan aún más la interpretación: Tomás dice disfrutar de «la dulce levedad del ser» cuando Teresa le abandona en Zurich, pero en pocos días esa levedad pasa a convertirse en el peso del arrepentimiento y de la compasión, lo que le obliga a regresar a Praga junto a Teresa. Y aunque las muertes de los personajes son muy simbólicas al respecto ─Tomás y Teresa aplastados por el peso y Sabina queriendo ser incinerada para ser más leve que el aire─, finalmente parece que los polos se invierten y la levedad se llena de una angustia que remite de forma directa al existencialismo: «la vida es leve, insoportablemente leve, porque no se repite, porque sólo ocurre una vez». En cambio, es bajo el peso de la repetición donde reside la felicidad ─.
La circularidad del tiempo, su peso, es fundamental dentro del contenido del libro y de su construcción. Al principio se alude a Nietzsche y a su teoría del eterno retorno planteando su inoperancia en una vida única, que es sólo un esbozo irrepetible, condenada a una levedad que planteada de forma consciente se hace insoportable. Pero la estructura es al mismo tiempo circular y al final de la novela se vuelve a Nietzsche, una vez más a la misma desoladora idea: «El tiempo humano no da vueltas en redondo, sino que sigue una trayectoria recta. Este es el motivo por el cual el hombre no puede ser feliz, porque la felicidad es el deseo de repetir». Pero esta vez existe una variante que zanja la cuestión con una solución que deja un camino abierto a la esperanza: Karenin. Los seres humanos conocieron una vez la felicidad del tiempo circular: antes de ser desterrados del Paraíso Adán y Eva vivían en la dicha de la repetición. Pero los animales, con su falta de conciencia del paso del tiempo y su tendencia a repetir hábitos, nunca fueron desterrados del Paraíso, y es por ese motivo que a Karenin se le dedique una parte entera. Karenin no es simplemente un perro, sino que es el símbolo de la circularidad del tiempo y su sonrisa pone en contacto a Tomás y Teresa con ese Paraíso perdido, los aproxima a la idea de felicidad.
TEMAS:
Sexualidad:
Kundera presenta la sexualidad en terminos de leve y pesado.Los personajes ligeros de esta novela son fuertemente eroticos y la visión de su sexualidad es llevarla a cabo creativamente. Sabina pinta imaginando que hace el amor. Tomas cura a sus pacientes con la misma precisión que utiliza para seducir a las mujeres. Ninguno siente remordimiento o culpa por su promiscuidad sexual. Los personajes pesados Teresa y Franz, están marcados por una sexualidad con sentimientos de culpa. Teresa odia los cuerpos, especialmente el de ella y las infidelidades de Tomas la destrozan. Su aventura con el ingeniero es un desastre que casi la vuelve loca. Franz también vive atormentado, específicamente por el pensamiento de que esta traicionando a su esposa con Sabina. No soporta la situación de ir de la cama de una mujer a otra, y finalmente deja a su esposa para dejar de traicionarla. También se niega a usar su fuerza física en la cama, para el “amor significa, renunciar a la fuerza”.
Kundera presenta la sexualidad en función de los generos. Feministas lo han criticado por esto, diciendo que el presenta en la novela la sexualidad en términos de violencia. Le demos o no, validez a esta acusación, considerándola seria o irrelevante en el contexto de la novela, la alegría o confort sexual de ciertas parejas esta relacionada a la aceptación de ciertas conductas derivadas del genero. A diferencia de Franz, Tomas es sexualmente exitoso, porque no teme utilizar su fuerza (estereotipada) representada con la orden: “quitate la ropa!” orden que daba a mujeres que casi siempre le obedecían.
El que Franz, no utilice su fuerza, es percibido como débil. A diferencia de Teresa, Sabina disfruta renunciar al poder (un estereotipo de conducta femenina). Siente su sombrero como una provocación erotica y disfruta su rol de mujer sumisa, por lo que disfruta el sexo mas que Teresa. Teresa cuando tuvo la aventura con el ingeniero, donde se comporto sumisa, sintió que debería irse de Praga o morir de vergüenza.

El cuerpo:
EL cuerpo en si mismo presenta una paradoja, por no poderlo identificar claramente como leve o pesado. El filosofo Parmenides clasifico el cuerpo como pesado y leve el alma; aunque en esta narración contemporánea, los que eligen el alma en vez del cuerpo, son los personajes pesados de la historia. En los cuatro personajes, Franz y Teresa son los únicos que utilizarían el termino “alma” Porque ellos buscan significados mas nobles y sublimes a su individualidad que la que ven en sus cuerpos. Franz despues de todo es un maestro universitario y Teresa una fotografa de eventos políticos. Ambos están interesados en nobles convicciones e ideas. Por otro lado Sabina y Tomas, están firmemente enraizados y pegados a sus cuerpos. Sabina es una pintora visceral. Tomas un doctor; ambos tienen muchos amantes y están fascinados por el cuerpo humano.
En terminos de sexualidad, Sabina y Tomas se sienten comodos con sus cuerpos y se interesan en los de otros. Franz, por su parte considera sus musculos fuertes, inútiles en un mundo civilizado y rechaza utilizarlos como símbolo de fuerza en un contexto sexual. Teresa va mas lejos, a ella le da asco un cuerpo desnudo, considerando la desnudez y la sexualidad horrores potenciales.
Conclusión:
Un libro con un sinnumero de ideas (verdades), con una forma de plantearlas, realmente aterradora y magistral. Un libro que emborracha de tan realista. Página a página las verdades le sorprenden a uno como puñetazos en el corazón. Estas páginas dejan huella en el lector; después de leer y comprender a fondo un libro así, uno no puede permanecer igual de cara a la vida. Queramos o no, un matiz de madurez se añade a nosotros, leyendo sus planteamientos y/o verdades.
En fin, quizás como novela no cumple con muchas de las expectativas que se esperan dentro de una trama narrativa, pero como libro filosófico si nos deja reflexionando sobre esas ideas expresadas, específicamente sobre aquellas que hablan sobre los problemas que afectan a la existencia humana, en cualquier tiempo, época o lugar.
Quizás haya libros en los que estas ideas estén mejor expuestas o más desarrolladas, pero este libro tiene la virtud de expresarlas entrelazándolas con literatura, alcanzando en algunos momentos altísimos puntos de belleza.
Comentarios:
Una novela completísima, llena de pequeños momentos donde el narrador consigue romper la realidad como si fuera una vidriera y dejar claro que no es una novela más, ni una historia de amor, sino todo un manifiesto sobre la vida y sus detalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada