lunes, 26 de julio de 2010

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES DE STIEG LARSSON


25 de Julio/2010
Stieg Larsson (1954-2004), reportero de guerra, periodista especializado en investigar a la ultraderecha internacional y fundador de la revista Expo, falleció de un ataque al corazón cuando subía las escaleras hacia la redacción de su revista, pocas semanas antes de que se publicara su ya famosa trilogía. Lector compulsivo de novela negra, desde hacía años se estaba preparando para escribir la serie Millennium (nombre del diario en el que trabaja su protagonista Mikael Blomkvist), concebida como un ciclo de diez libros del género negro. Llevaba años leyendo y formándose para ello. Próximo a los cincuenta, el momento había llegado. En pocos meses empezó a escribir, casi de un tirón, las primeras entregas de la serie. En 2004, un amigo le puso en contacto con la editorial sueca Norstedts. El editor recibió un voluminoso manuscrito de más de mil páginas que entusiasmó a sus expertos en novela negra. Lo que tenían entre manos era muy bueno y todavía faltaba una tercera entrega, que Larsson tenía casi acabada. A mediados de año, cuando la trilogía estaba a punto de salir al mercado, acompañada de una potente campaña de marketing, Larsson falleció.
Despues de saber todo esto,de saber de la integridad de larsson y de lo que era su compromiso con las minorias y su activismo politico y social, fue que me interese por sus novelas. Creo que lo mismo me esta pasando con Mankell, desde que lo vi abordo de uno de los barcos que iban a Gaza hace unos meses. Me siento profundamente impresionada por ambos, aunque uno ya haya fallecido. Reyes indiscutibles del genero de Novela Negra actual.

Sin gran despliegue ni bombardeo publicitario, el primer libro de la trilogía (‘Los hombres que no amaban a las mujeres’, Ed. Destino) se convirtió enseguida en un éxito editorial gracias al boca a boca y una historia que engancha ya desde la solapa del librod. Por todo esto, se eligio para nuestra lectura de Junio del 2010.

Asi que, me embarque en la lectura de Los hombres que no amaban a las mujeres con mucha curiosidad y desconfianza. Nunca sabes lo que te vas a encontrar en estos presuntos fenómenos literarios. Es una buena novela negra y punto. No es una obra literaria, ni se convertira en un clasico de nuestra epoca. Es solo entretenimiento menos light y un poco mas interesante que cualquier libro mediatico.

Es una historia llena de mentiras encubiertas, reflexiones morales y violencia desmedida por parte de aquellos que no aman a las mujeres.

La novela atrapa poco a poco a sus lectores para presentarles a los personajes y un misterio que lleva más de treinta años sin ser resuelto. La forma en que Larsson administra la intriga y las historias paralelas de los personajes denotan a un veterano escritor, a pesar de que esta fue su primera novela. No necesita tener el ritmo frenético y los ganchos fáciles sobre la atención del lector propios de los thrillers super-ventas para mantenernos enganchados, prueba irrefutable de que se trata de una buena historia.

El protagonista, Mikael Blomkvist, es un periodista de investigación que sufre ungolpe sobre su credibilidad al principio de la novela. Es un personaje que pronto se gana nuestro afecto gracias a su perseverancia y su férrea ética, aunque tiene un cierto deje perfeccionista y algo arrogante que en ocasiones puede hacerle parecer un tanto antipático. Muchos lo consideran el alter-ego del autor, que efectivamente fue un periodista que investigó durante años las actividades de los grupos de extrema derecha de Suecia. Sin embargo, comparto la opinión de quienes piensan que la personalidad de Larsson se desdobla entre Mikael y el otro personaje principal, Lisbeth Salander.

Lisbeth es una joven de veintipocos que trabaja como investigadora privada. A pesar de su apariencia (chamarra de cuero, tatuaje, piercings, etc.) y de su difícil carácter (muchos informes psicológicos la tachaban de retrasada), su inteligencia y eficiencia serán decisivas en la investigación de Mikael. Lisbeth tiene una personalidad compleja que tiene como resultado una gran reticencia a las relaciones sociales. Una carga que ha arrastrado toda su vida al ser ignorada, e incluso agredida, por gente de su entorno: compañeros de clase, policías, tutores…
Con ella, Larsson aprovecha para lanzarr una crítica rabiosa al modo en que la sociedad sueca, aparentemente ordenada y tolerante, trata a aquellos que no parecen encajar en sus normas. Esa feroz crítica social, para mi, parece ser el tema fundamental del libro, por encima incluso del misterio que indudablemente intrigará a sus lectores. Un ataque contra la violencia que sufren las mujeres, contra la doble moral, contra los abusos de poder de cualquier tipo (empresariales, familiares, etc.) y contra aquellos que pretenden ocultar esa realidad, aunque Mikael tenga que pasar por un amargo dilema en este sentido.
Este es sin duda el principal punto que aleja a esta novela de ser un simple producto de entretenimiento. A ello hay que sumar la concienzuda documentación que ha realizado el autor en torno a los temas y cuestiones que trata en su obra, que hay quienes dicen que las descripciones muy gráficas de ciertos crímenes o prácticas sexuales sea una llamada al morbo fácil para captar la atención de los lectores menos exigentes. No me parece, porque creo que no son descripciones gratuitas en absoluto.

No pienso que me vaya a convertir en una aficionada a la Novela Negra, pero gracias a Larsson, he recordado que existe como genero respetable y que cuenta con muchísimos lectores en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada